José Matas Crespo

La otra parte

Novelas Romanticas
(sin votos)
Loading...

La otra parteMuy al contrario de lo que se cree, no son las grandes decisiones las que condicionan la vida, sino las pequeñas e insignificantes las que marcan el destino de cada uno. Salir una noche puede hacer que conozcamos al amor de nuestra vida o a la persona con la que seremos infieles. En todo momento, en todo lugar, tomamos decisiones que nos acaban salvando o condenando; estamos expuestos a un destino incierto y caprichoso que nos pone a prueba en cada paso que damos.
Los personajes de esta novela, tan cotidianos como excéntricos, se ven arrojados a un escenario que ellos mismos van eligiendo sin pretenderlo. Pedro, un policía nacional obsesivo y preocupado por hallar la explicación a cuanto le rodea, (por qué unos bares funcionan y otros no o por qué la gente bebe zumo de tomate en los aviones …) vive preso del desasosiego que le causan los problemas que tiene con Marta, su mujer, a la que siente cada vez más distante y fría. Por otro lado, Nacho, un joven atractivo y bondadoso, altruista y entregado, gentil y con suma facilidad para enamorar, se enfrenta al hastío que le provoca que sus novias, cada cual de mayor belleza, al poco tiempo de relación, le resulten aburridas, convencionales y nada estimulantes.
Pero todo cambia la noche en la que, sin conocerse, ambos acuden a una cena en la casa de un compañero de la comisaría, Molly. Pedro, acompañado de Marta, permanecerá ciego a las miradas cómplices de su mujer y su compañero. Nacho, que esa noche va sin su novia, no podrá resistirse a la tentación de Cristina, una mujer fatal, lasciva y provocadora capaz de colmar la fantasía sexual de cualquier hombre.
El narrador, con suma maestría, nos conduce por los recónditos parajes de la condición humana, por los abismos del deseo a través de unos personajes que sufren en sus relaciones tanto como gozan expuestos a su propio deseo. Personajes que acaban mostrando, para asombro del lector, la otra parte que cada uno aguarda en su interior.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*